Tradición, arte y esmero

Tradición, arte y esmero Hace 40 años, nuestros padres dedicaban su vida al cultivo del campo. Fue a finales de los años 60 cuando empezaron a envasar los frutos que recolectaban de sus propias tierras: sus espárragos y sus pimientos. Mimaban y vigilaban tanto los cultivos como la elaboración de la conserva. Hoy, se mantienen vivos ese mismo espíritu y ese compromiso de calidad que ellos iniciaron, basados en un control exhaustivo, tanto de los cultivos, como de las producciones, siempre limitadas, con ese sello personal de lo artesano y el esmero para conseguir un producto único. Con el paso del tiempo, hemos ido adecuando nuestros medios productivos con nuevas instalaciones que cumplen fielmente con las más exigentes normas de sanidad y calidad, todo ello sin perder en ningún momento los métodos artesanos de elaboración. VER LA WEB ANTERIOR 



Volver