Asados con llama directa, los pimientos del Piquillo de Lodosa son pelados y repasados artesanalmente sin lavarlos ni sumergirlos en agua ni sustancia química alguna. Esto permite que se mantenga el aroma, la consistencia de la carne, todas sus propiedades y por supuesto su sabor genuino.

Volver