Maria Rascón empezó a realizar estas Ninekas junto a su hijo Arnau mientras estaba hospitalizado. Estas pequeñas y únicas muñecas, realizadas por las manos de Maria y un grupo de voluntarias «ninekaires», muestran la increíble labor que realizan los padres los pacientes del Hospital materno infantil Sant Joan de Déu para ayudar a la investigación del cáncer infantil.

Gracias a la venta de estas piezas artesanas, el laboratorio de onco-hematología de Sant Joan de Déu tiene un impulso más para seguir adelante y Conservas Pedro Luis quiso apoyar esta causa regalando a sus clientes una Nineka en las Navidades de 2016 para darles a conocer este proyecto y que puedan seguir avanzando